Recomendaciones generales para poder disfrutar de su yate

Como empresario inmobiliario, la tierra firme es el pan de cada día de Jan Arend de Vos van Steenwijk. Hoy es el orgulloso propietario del yate de 28 metros de eslora Co.Na.Vi y De Vries Lentsch, Ammiraglio. Sin embargo, no fue hasta hace poco que el holandés empezó a sentir nostalgia por el mar.

Al principio, de Vos van Steenwijk no tenía ni idea de cómo escoger un yate, ni de lo que suponía gestionar una nueva embarcación, ni de cómo iba a utilizarla. Aquí nos cuenta cómo se enamoró por primera vez de la náutica, por qué Ammiraglio es el yate ideal y lo que los futuros propietarios pueden aprender de primera mano de sus experiencias.

1. Cómo elegir un yate

Hace dos años, alquilando el yate a motor De Vries Lentsch de 24 metros de eslora de un amigo para unas vacaciones familiares, de Vos van Steenwijk probó por primera vez lo que podría ser cambiar la tierra por el mar. La experiencia le devolvió la sensación de libertad que había tenido de niño en yates más pequeños durante las vacaciones familiares a vela: «No importa si estás en un barco de 12, 30 o 40 metros, en cuanto sales del puerto, estás ahí fuera, te sientes libre».

Buscando en Internet un posible yate, recuerda el momento en que vio por primera vez el Ammiraglio. «Estaba en la cama con mi mujer, los dos estábamos con nuestros iPads cuando ella dijo: ‘oye, mira esto’, era el Ammiraglio. Investigué un poco, llamé al Broker y antes de darme cuenta, estaba en un avión, las cosas realmente fueron tremendamente rápidas», nos cuenta. Fue en diciembre del año 2019 cuando de Vos van Steenwijk tomó un vuelo a Roma para visitar el yate en Porto Ercole por primera vez, exprimiendo un viaje de un día en su apretada agenda.

Sabiendo que sería una gran inversión de tiempo y dinero, el magnate inmobiliario estudió detenidamente sus opciones. Esa noche, al volver de su viaje, consideró los acontecimientos del día, «fue sobre las doce y media de la noche, mientras me lavaba los dientes, cuando tomé la decisión de ir realmente a por el yate».

2. Cómo gestionar su negocio náutico

Comparando la gestión de su barco con la de su negocio, de Vos van Steenwijk señala: «Puede parecer que mi trabajo tiene poco que ver con la navegación. Pero desde mi punto de vista, se parece mucho a comprar un pequeño apartamento en el agua». El nuevo propietario de Ammiraglio se puso a trabajar en la reparación del yate a motor de 139 GT. Aunque necesitaba un poco de cariño, el yate, construido en él año 1982, estaba en muy buenas condiciones. «Me atrajo su encanto, su diseño», explica.

«Pusimos alfombras nuevas, cortinas, techos, barniz en el mobiliario, sábanas, cubertería, y actualizamos constantemente el interior. Tengo al capitán al teléfono cada semana, o a veces más a menudo, ya sea porque estamos cambiando la decoración, arreglando los motores, porque un miembro de la tripulación está enfermo o porque tenemos que encontrar un nuevo lugar para atracar durante el verano. Siempre hay algo». También se ha añadido al yate una hélice de proa y un cambio de color interior. Sus nuevos propietarios han estado ciertamente ocupados.

3. Cómo hacer que la propiedad del yate sea positiva.

Para el propietario de Ammiraglio, sin embargo, esta incesante lista de tareas es como el agua del casco de un yate. De hecho, todo forma parte de la diversión, y la diversión es algo que la familia de Vos van Steenwijk sabe hacer. Desde las tardes en la bahía de St Tropez hasta el retiro en los rincones más remotos de Córcega, el Ammiraglio es un barco mediterráneo que apuesta por la adaptabilidad.

Mientras se refugia en espectaculares ciudades portuarias, la familia suele invitar a amigos a bordo. «En St Tropez se ve mucha gente. Tenemos algunos amigos allí y es agradable que las familias embarquen a bordo, saltando desde el barco con los niños». Pero después de unos días en un puerto agitado, Ammiraglio se dirige a un destino más tranquilo. «Cuando visitamos Córcega, sólo había uno o dos barcos y a muchas de las playas no se puede llegar en coche. La belleza está en poder tener estos dos extremos».

4. Cómo hacer de la navegación una aventura familiar.

El Ammiraglio tiene su base durante todo el año en Cannes, en el sur de Francia, con una tripulación totalmente filipina. La familia la visita en las vacaciones de verano y cuando lo hace «es como nuestro pequeño paraíso». Entre las experiencias más destacadas están las visitas a pequeños pueblos, nuevas ciudades y estancias en costas desconocidas en el camino. «Me encanta ver los espectaculares destinos en los que acabamos cuando estamos fondeados, y llegar a puertos como el de Bonifacio, sentado entre grandes rocas que parecen sacadas de las páginas de un libro».

Alquiler de yates. Alquiler de barcos baratos en Ibiza
Loading...

Espere por favor...

Suscribase a nuestro Newsletter

Suscríbase y reciba noticias sobre barcos, yates de lujo y OFERTAS disponibles en el mercado del chárter.


Suscribirse
Abrir chat